24 mayo, 2017

Semana de comercio electrónico de la UNCTAD 2017: Poner a las personas en el centro de la economía digital

Para conmemorar la semana del comercio electrónico de la UNCTAD (24-28 de abril de 2017), la Directora General de Consumers International, Amanda Long, subraya la necesidad de una economía digital más justa y más inclusiva basada en la protección y confianza de los consumidores.



No hace falta decir que las personas están en el corazón de la transformación digital. Las personas como consumidores, como ciudadanos, como familias, amigos y empleados, como estudiantes o como dueños de negocios.

Para muchas personas, el comercio electrónico es la puerta de entrada al mundo digital y la riqueza de las oportunidades sociales y económicas que ofrece. Es donde compramos y comparamos productos, transferimos nuestro dinero y ahorros, establecemos y mantenemos negocios en línea. Y para aquellos que sólo ahora tienen acceso a Internet, el comercio electrónico es probable que sea su primera interacción en línea.

En los últimos años, la industria global de comercio electrónico ha visto un patrón explosivo de crecimiento. Las ventas totales de comercio electrónico generaron alrededor de $ 1 trillón en 2012 y se cree que este total se acerca a $ 1.9 trillón anualmente - casi doblando en apenas cuatro años.

Sin embargo, aunque estas cifras nos dan una idea del enorme potencial que la economía digital podría tener para los consumidores y las empresas en todo el mundo, para aprovechar plenamente los beneficios, debemos crear un mundo digital que funcione para todos, en todas partes.


Las muchas caras del comercio electrónico

Al dar un vistazo a sólo algunos de los ejemplos maravillosos de cómo la gente está utilizando el comercio electrónico, es evidente ver por qué la diversidad y la participación son tan importantes:
  • En Uganda, a los jóvenes con ideas empresariales innovadoras se les da acceso a los préstamos crowdsourced en línea a través del sistema Youth Empowerment. [1]
  • Los productores artesanos de Marruecos utilizan plataformas en línea como Anao para vender productos directamente a clientes de todo el mundo. Cooperativas como las mujeres tejedoras de Marruecos eliminan la necesidad de los intermediarios y así aumentan los beneficios. [2]
  • Los negocios iniciales como la aplicación SafeMoto en Ruanda están combatiendo el tema de los accidentes de tráfico, el 80% de los cuales involucran moto taxis. La aplicación califica a los conductores de moto taxi según la seguridad, usando un software telemático en sus teléfonos inteligentes. Los clientes pueden ver claramente quiénes son los malos conductores, y optar por un viaje más seguro, lo que impulsa la demanda de un transporte más seguro. [3]


En todos estos ejemplos vemos el empoderamiento de los consumidores a través de la creación de nuevos servicios y empleos, nuevos mercados y crecimiento.

Hay mucho más, sin embargo, que aún debe hacerse antes de tener un mundo digital que funcione para todos. Con sólo el 50% del mundo en línea, todavía hay muchos consumidores que están perdiendo el poder del comercio electrónico. Según el informe del Banco Mundial sobre los Dividendos Digitales, sólo el 15% de la población mundial tiene acceso a banda ancha de alta velocidad y casi 2.000 millones de personas no poseen un teléfono móvil, lo que les impide participar plenamente en la economía digital.

Es vital encontrar el equilibrio adecuado entre el comercio electrónico que funciona para las empresas y los consumidores. Para ello, debemos esforzarnos por lograr una transformación digital basada en la confianza y la participación de los consumidores.


Entonces, ¿cómo lo conseguimos?

Asegurar que todos tengan su opinión. Ayer estuve en el panel de alto nivel de la Semana de Comercio Electrónico de la UNCTAD sobre "Transformación digital para todos". El evento incluyó conversaciones de Mukhisa Kituyi, Secretario General de la UNCTAD, Jack Ma, fundador y presidente del Grupo Alibaba, así como políticos, empresarios, representantes de la sociedad civil y el mundo académico.

Otro anuncio emocionante de esta semana fue el lanzamiento de la plataforma en línea "Comercio electrónico para todos" de la UNCTAD. Este innovador centro de información en línea conectará a los países en desarrollo con socios potenciales y donantes para capacitarlos para aprovechar al máximo el comercio electrónico como un potente motor del desarrollo.

Debemos seguir el excelente ejemplo de la semana de comercio electrónico de la UNCTAD y seguir involucrando una multitud de voces y opiniones sobre el camino hacia la transformación digital y el progreso. Vamos a escuchar a los consumidores, productores, empleados, productores-consumidores y dueños de negocios sobre sus experiencias en línea, sus expectativas, necesidades y preocupaciones. ¿Qué aspecto tiene la confianza en ellos y cómo lo diseñamos?

Romper el supuesto de que la protección del consumidor reprime la innovación. No lo hará. De hecho, un diseño cuidadoso y con garantías para mejorar la confianza de las personas es esencial si queremos llevar a todos a lo largo del camino hacia la transformación digital y el crecimiento. Debemos prestar atención a los impactos sociales, económicos, culturales y personales sobre las personas y las empresas. Si no lo hacemos, nos arriesgamos a crear un mundo digital donde las personas se quedan atrás o pierden su fe en los productos y servicios digitales disponibles para ellos.

Aprovechar al máximo la cooperación y la conexión internacionales. Construir un mundo digital confiable no puede ser hecho por una sola entidad, porque todos estamos conectados. La conectividad es a la vez una bendición y una maldición. Por un lado, podemos conectar con nuevos mercados, nuevos productos, nuestros amigos, nuevas inversiones. Por otro lado, cuando las cosas cotidianas, como problemas con los pagos, o actualizaciones que ralentizan un dispositivo, o cuando se toman decisiones misteriosas sobre nosotros en base a nuestros hábitos, erosiona nuestra fe en las otras cosas increíbles que podemos hacer con él.


Así que necesitamos aprovechar al máximo la naturaleza positiva de la conectividad. Estas conexiones entre sectores, fronteras y segmentos significan que organizaciones internacionales como la UNCTAD son más importantes que nunca. Por ejemplo, las Directrices de las Naciones Unidas sobre Protección del Consumidor se actualizaron el año pasado para reflejar el panorama digital cambiante para los consumidores. Muestran cómo juntos organismos internacionales pueden crear principios sólidos para los consumidores, la certidumbre para las empresas y establecer un marcador para la buena práctica empresarial en un mundo cambiante.

Al trabajar juntos, podemos asegurar que la industria del comercio electrónico sea un motor de mayor prosperidad e igualdad para los consumidores de todo el mundo.

1 - Mushana E SACCO Uganda Ltd. 2016. ‘Uganda Youth Economic Empowerment’. Fire Africa. Enlace en Línea http://www.fireafrica.org/projects/projects/view/1057

2 - Boots, A. 2015, ‘Anou Connects Moroccan Weavers to World Market’, Fair Observer. Enlace en línea : https://www.fairobserver.com/region/middle_east_north_africa/anou-connects-moroccan-weavers-to-world-market-12804/

3 - Mulligan, G. 2016. ‘The Sharing Economy Takes Off in Africa’. This is Africa a Global Perspective. Enlace en línea: http://www.thisisafricaonline.com/News/Sharing-economy-takes-off-in-Africa?ct=true


MÁS ALLÁ DE LA INFRACCIÓN: por qué las violaciones de datos de alto perfil no son la única preocupación de los consumidores en la economía digital

Organizaciones en países de todo el mundo fueron afectadas por un ciberataque importante el pasado viernes (12 de mayo de 2017) y durante el fin de semana cuando el virus Wannacry golpeó. Amanda Long, Directora General de Consumers International, habla de lo que significa el virus para las organizaciones de consumidores.


Esto fue diferente de las violaciones de seguridad de alto perfil a las que estamos familiarizados, como Ashley Madison o Yahoo. En estos casos, los datos personales de las personas fueron objeto del ataque, lo que puede resultar en graves consecuencias: fraude con tarjetas de crédito, robo de identidad, así como dificultades en la información privada que se hace pública.
El ataque de Wannacry fue diferente porque no se dirigió directamente a los datos personales de los consumidores, sino que fue capaz de cerrar partes críticas de las empresas u organizaciones de los sistemas de TI y sólo abrir de nuevo una vez que se pagó un rescate.
Sin embargo, las consecuencias podrían ser tan graves. Según la BBC, unos 47 fideicomisos del NHS en Inglaterra informaron de problemas en los hospitales y 13 organizaciones del NHS en Escocia fueron afectados a medida que se cancelaban las operaciones, ambulancias fueron desviadas de los departamentos de A & E y la gente tenía problemas para obtener recetas médicas.
Afortunadamente esta vez, los impactos inmediatos del consumidor en otros países aparecen menos severos: la emisión de boletos de tren no estuvodisponible en partes de Alemania o en los servicios públicos en algunas partesde China. Sin embargo, nuestro miembro en Omán informó que las áreas de Internet se cerraron como una medida de precaución.
Es un recordatorio de la gama de riesgos relacionados con la seguridad que los ciudadanos y consumidores enfrentan en un mundo digital cada vez más conectado. Aunque no siempre estemos conscientes de ello, los sistemas digitales dependen de los sistemas financieros, de salud, de transporte y comunicaciones en los que se apoyan millones de consumidores.
Y aunque los estados nacionales han estado construyendo defensas contra tales ataques contra su infraestructura nacional, el caso de Wannacry muestra cómo fácilmente esto podría suceder a cualquier servicio comercial como servicios de pagos, comercio electrónico o transporte. Incluso aquellos que no están conectados a Internet pueden verse afectados cuando los cajeros automáticos o el transporte no están disponibles.
La naturaleza conectada del mundo en línea trae múltiples beneficios. Pero las mismas interconexiones crean un gran desafío para cualquiera que intente mantener a las personas, países y activos seguros en el mundo digital.
Prevenir una interrupción similar requiere que todos jueguen su papel, que los consumidores practiquen una buena seguridad digital, que las empresas mantengan los productos actualizados y seguros y que las organizaciones traten la seguridad cibernética como una prioridad estratégica / nivel de directorio.
Y como organizaciones de consumidores tenemos un papel en la comprensión de dónde podrían surgir nuevas amenazas y qué impacto podrían tener - y no sólo responder a los daños después de que sucedan. Esto requiere una comprensión de cómo funciona el ecosistema digital, y la forma en que las amenazas al bienestar del consumidor cambian y evolucionan.


Las infracciones de datos han recibido mucha atención y una gran parte de la política de los consumidores está en su lugar. Sin embargo, para ser eficaz para los consumidores en el mundo digital, también necesitamos saber lo que está a la vuelta de la esquina.

15 marzo, 2017

Los consumidores y la Internet de las cosas: ¿excesiva conexión?

Liz Coll, jefe de defensoría digital de Consumers International, examina las tendencias más recientes de la asimilación de los dispositivos conectados, y lo que estos nos dicen acerca de las actitudes e inquietudes de los consumidores.



El año pasado, nuestro informe sobre "Conexión y protección en la era digital" exploraba el impacto de la tendencia de la Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), y su rápida expansión al ser cada día más los objetos conectados a Internet. Como ocurre con todos los temas relativos a cualquier "siguiente paso importante", las cifras parecían impresionantes, y algunos comentaristas llegaron a pronosticar que para 2020 unos 50 mil millones de dispositivos IoT estarán conectados.

Los nuevos informes surgidos durante 2017 no han sido tan audaces en sus pronósticos. Según la empresa de análisis Gartner, es más probable que para 2020 la cifra total de dispositivos IoT supere apenas los 20 mil millones. Al igual que con cualquier pronóstico del futuro de la economía digital, no existen las certidumbres, si bien la caída pareciera ser importante. ¿Es posible que las actitudes e inquietudes de los consumidores con respecto a los dispositivos conectados sean, al menos en parte, lo que está tras estos pronósticos más reservados del 2017?

Nuestro informe de 2016 sugería que las inquietudes con respecto a la seguridad y la naturaleza invasiva de la tecnología conectada podría refrenar la participación de los consumidores en esta etapa más intensa y personal de la tecnología digital. Nuestro trabajo con los gobiernos del G20, que se ha concentrado en ayudar a "Crear un mundo digital en el que los consumidores puedan confiar" plantea que, a menos que los consumidores puedan confiar en la tecnología digital, no la aceptarán de buenas a primeras en sus vidas cotidianas. Lograr el derecho a la confianza es, por lo tanto, una parte fundamental en la creación de una vigorosa demanda desde el punto de vista del mercado.

¿Sería este el caso de los dispositivos IoT en el mercado de los consumidores? Un informe publicado en 2016 por Deloitte se refirió a la dispar asimilación de los dispositivos IoT para el consumidor en las economías con mayor desarrollo. El crecimiento ha sido constante en lo que toca a los dispositivos conectados destinados al entretenimiento tales como las consolas de juegos y televisores inteligentes, pero la venta de los dispositivos Fitbit falló en cumplir las expectativas.

Algunas investigaciones señalan que esta limitada asimilación se debe a que no satisface las necesidades del público tanto en términos de su costo como en cuanto a las dificultades para su uso y mantenimiento. Tal como se demuestra en la Encuesta global de consumidores del MEF, realizada en abril de 2016, los niveles de privacidad (para el 62% de los entrevistados) y seguridad (para el 52% de los entrevistados) son aspectos problemáticos para los consumidores, siendo la privacidad y seguridad sus mayores inquietudes.

Otro ejemplo de la marcada resistencia de los consumidores con respecto a los dispositivos conectados ha sido la medida adoptada por algunos usuarios de Fitbit de desactivar los elementos inteligentes de sus dispositivos apenas algunos meses tras la compra de sus productos. Con tan rápido desgaste del aspecto novedoso, ¿se trata de una señal de que la penetración de los dispositivos IoT no se producirá con el mismo entusiasmo pronosticado por la prensa?

Es difícil, en realidad, comprobar o predecir si el público no optará por no comprar los productos de la Internet de las cosas a causa de su falta de confianza. Conforme a lo pronosticado en un tono de mal agüero por el experto en privacidad y tecnología Gilad Rosner, el impulso de la industria implicará que “la Internet de las cosas llegará junto a una deplorable privacidad y seguridad, y para ella seremos los más pobres”.

La tecnología conectada pareciera ser una de aquellas cosas que se deslizan dentro de los productos: un reloj despertador que viene en un teléfono inteligente y que de pronto decide convertirse en una "herramienta para dormir" que le ayudará a disfrutar de una noche de profundo descanso. Un proveedor de seguros que ofrece rastreadores de salud subsidiados mientras usted se mantenga en actividad.

Pero con el alto perfil de los problemas de la Internet de las cosas, como por ejemplo #Toyfail y el desarrollo de dispositivos tales como los rastreadores de fertilidad que recaban y analizan información confidencial acerca de uno de los aspectos más privados de la vida personal, es posible que el público comience a exigir tecnologías que no solo sean útiles, sino además seguras, éticas y centradas en el ser humano.

¿Cómo pueden las organizaciones de consumidores desempeñar una función de liderazgo y trabajar junto a las empresas para garantizar que los dispositivos conectados sean más seguros, menos invasivos y den prioridad a los intereses de los consumidores? La nueva iniciativa digital normalizada de nuestra organización miembro Consumer Reports es un excelente ejemplo de cómo el movimiento global de los consumidores puede evaluar y poner a prueba la seguridad de los productos y servicios digitales y empoderar a los consumidores para que tomen decisiones informadas acerca de si desean o no invertir en dispositivos IoT. Esta semana, Maria Rerecich, de Consumer Reports, se pronunciará en un evento SXSW que considera la forma en que una organización de consumidores puede incluir los aspectos de privacidad, seguridad y las prácticas relativas a los datos en sus protocolos de puesta a prueba.

En la medida en que las organizaciones de consumidores sigan supervisando la evolución del mundo conectado, resulta esencial que el movimiento global de los consumidores exija que las empresas incluyan los aspectos de seguridad y privacidad en la etapa de diseño. No solamente es lo que debe hacerse, podría ser además una interesante jugada de la industria, puesto que los consumidores buscan aquellos productos en los que tienen la certeza de que pueden confiar: ¿usted compraría un juguete inteligente clasificado como "equipo de espionaje" para regalarle a su hijo en su próximo cumpleaños?

Durante esta semana somos los organizadores conjuntos de la G20 Cumbre de los consumidores que se llevará a cabo en Berlín durante el DMDC. Esto nos ofrecerá una excelente ocasión para participar en un diálogo con los gobiernos, líderes de la industria y participantes claves acerca de las inquietudes más acuciantes que enfrentan los consumidores y la forma de trabajar en conjunto para crear un mejor mundo digital.


28 febrero, 2017

Identidad digital: ¿qué podría significar para los consumidores?

En nuestra última publicación en el blog, Amanda Long, Directora General de Consumers International, discute el tema de la identidad digital, los beneficios y potenciales amenazas para los consumidores.



La idea de que las personas tengan una forma fácil de probar su identidad en línea a través de una identidad digital no es nueva, pero hasta ahora ha sido utilizada principalmente por los gobiernos que permiten el acceso de los ciudadanos a los servicios públicos. Los ciudadanos austríacos pueden usar una aplicación adoptada en su teléfono inteligente, o una tarjeta inteligente para solicitar beneficios, hacer declaraciones de impuestos o acceder a atención médica.

Una identidad digital es un medio por el cual las personas pueden probar su identidad en línea - por ejemplo, los solicitantes de empleo que necesitan demostrar su estado de residencia, o incluso las calificaciones. Se vincula a un sistema de verificación de identidad que puede comprobar que las personas con esa identidad es lo que dicen que son - tanto en línea como en persona. Esto significa que la gente puede usar sus credenciales de identidad digital para acceder a servicios o productos sin tener que presentar físicamente documentos valiosos, como pasaportes, certificados de nacimiento, permisos de conducir o un puñado de facturas de servicios públicos.

La identidad digital podría representar una solución integral para millones de personas que efectivamente están restringidas para acceder a muchas cosas que podrían mejorar su calidad de vida. Sin las formas tradicionales de documentación, las transacciones como, el alquiler de alojamiento la creación de una cuenta bancaria, o conseguir un contrato de telefonía móvil o de crédito se hacen imposibles.

También podría resolver problemas para los consumidores en mercados más desarrollados, dondequiera que la identidad sea un problema. Según un proveedor de identidad digital;

"La verificación de edad en línea evitaría que los usuarios menores de edad abran cuentas inapropiadas de redes sociales y aseguran que los menores no puedan acceder a contenido para adultos. También ayudaría a vender en línea para confirmar que alguien es elegible para comprar bienes de edad restringida como DVDs, juegos de computadora, alcohol, cigarrillos y cuchillos "(YOTI)


La identidad digital podría potencialmente ofrecer la inclusión financiera, vista como una ruta fuerte para salir de la pobreza - o al menos nos acelera hacia ella. El Banco Mundial tiene un programa dedicado a la identidad y la inclusión financiera, ID4D, que "ayuda a los países a analizar problemas, diseñar soluciones e implementar nuevos sistemas para incrementar el número de personas con identificación oficial y el impacto del desarrollo del sistema general de identificación".

Por supuesto, para algunas personas, el alcance que cualquier tipo de sistema de identidad centralizado tiene para la vigilancia y la discriminación gubernamental será cauteloso sobre las implicaciones de los sistemas de identidad digital.
Con esta gran advertencia en mente, ¿qué podemos aprender de los pioneros pasos que han adoptado los gobiernos en la exploración de la identidad digital y que podrían ser útiles para las nuevas aplicaciones de consumo? El programa de verificación de identidad digital del Reino Unido desarrolló un conjunto de principios de Consumo y Privacidad para guiar la práctica.

Estos tipos de marcos serán importantes ya que las implicaciones de esta tecnología podrían ser significativas si no se diseñan teniendo en cuenta la protección y se regulan en consecuencia:

-          La privacidad de los individuos podría estar en riesgo, con el potencial de que los datos personales, para todas las partes de su existencia digital, se encuentren en los servicios de verificación de ID digital, como un medio para autenticar quién es usted, con poco o ningún control de lo recopilado y almacenado, o cómo se está utilizando para tomar decisiones sobre usted. Si no se identifican los flujos de ingresos alternativos para valorizar los datos personales de los consumidores, los riesgos para la privacidad continuarán.

-          Existe una amenaza de falta de elección del consumidor. Es muy posible que una masa crítica que podría formar a personas que utilizan un servicio de identidad digital en particular, signifique que sea efectivamente obligado para todos. Esto podría generar menos competencia entre los proveedores de verificación de ID digital y también un debilitamiento de la protección de los derechos de los consumidores. En este escenario, la velocidad a la que un servicio particular es adoptado por una masa de personas puede significar que se reduce la oportunidad de comprobar, desafiar y reformar los términos y condiciones del servicio. Un individuo que es sometido a esto, que ve como la única manera de continuar el acceso a un producto, puede acordar términos y condiciones que si se le da más tiempo a elección no lo harían.

-          Podríamos ver también una situación en la que una persona necesitaría múltiples identidades digitales, con el fin de acceder a una variedad de servicios, ya que las empresas pueden no reconocer los mismos proveedores de identidad.

-          El modelo de responsabilidad por la identidad digital también es complejo. Por ejemplo, ¿deberían los proveedores de identidad digital ser responsables de las acciones realizadas basadas en la autenticación que dan?



Con tanto potencial para el beneficio del consumidor y las amenazas significativas en juego, las organizaciones de consumidores deben desarrollar su experiencia en este tema, para que puedan influir en el sector privado a medida que desarrolla los sistemas de identidad digital. Las organizaciones de consumidores están en una sólida posición para aprovechar la práctica existente en el sector público y la necesidad de que la confianza, la seguridad y la protección del consumidor en los sistemas digitales influyan en esta industria naciente.

01 junio, 2016

¿Por qué TiSA debe estar en el centro de la atención mundial de los consumidores?

Esta semana los ministros de comercio de 22 países y la UE se reunirán en París para dar apoyo político a las negociaciones sobre el Acuerdo de Comercio de Servicios (TISA). Con las negociaciones que ya están en sus 18 ª ronda este es un momento crucial que Consumers International (CI) se pregunte: ¿Cómo afectará este acuerdo a los consumidores? ¿Por qué no hay más información disponible al respecto? Y para exigir cambios.

Los acuerdos comerciales modernos son a menudo controvertidos. Las recientes negociaciones sobre del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) han dado lugar a grandes debates mediáticos, batallas de cabildeo y manifestaciones callejeras. Sin embargo, TiSA ha sido negociado casi en silencio.


¿De qué se trata TISA?
Como su nombre indica, TISA se centra en el comercio de servicios, que puede cubrir desde llamadas telefónicas a hacer pagos, pedidos de productos en línea, vuelos internacionales y mucho más.
Las partes negociadoras actuales son Australia, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, la Unión Europea, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, Mauricio, México, Nueva Zelanda, Noruega, Pakistán, Panamá, Perú, la República de Corea, Suiza, Taiwan, Turquía y Estados Unidos. Hacemos hincapié en "actuales" porque el acuerdo podría ampliarse a otros países en una etapa posterior.

Con un gran número de países involucrados es vital reunir a los consumidores de todo el mundo para asegurar que su voz sea escuchada en estas negociaciones.


¿Cómo podría TISA ser ventajoso para los consumidores?
En teoría, TiSA podría dar a los consumidores más posibilidades de elección a precios más bajos porque empresas de más países podrían ofrecerles servicios. Este es un beneficio real para los consumidores; sin embargo, para comprender completamente cómo afectará a los consumidores, es importante tener en cuenta también cómo el acuerdo puede afectar los derechos de los consumidores - en casa, en el extranjero y cuando se compra en línea.
Por ejemplo, los consumidores quieren asegurarse que sus derechos estén protegidos cuando contratan un servicio en su propio país o en otro país del TiSA. Deben tener información clara acerca de estos derechos en caso de que algo funcione mal y los mecanismos que pueden utilizar para resolver los conflictos de una manera fácil, barata y oportuna
TISA podría también aumentar la calidad y la equidad en los precios de los servicios de itinerancia de celulares (roaming)[1]. Así, cuando la gente viaje - ya sea por negocios o por placer - TiSA debe proporcionarles un servicio de itinerancia mejor y más barato en países que son parte en el acuerdo.

La protección de datos es también un problema importante para muchos consumidores. ¿Cómo TiSA podría apoyar los esfuerzos para que los consumidores tengan más información y un mayor control sobre cómo se recopilan, almacenan y comparten sus datos?

El establecimiento de reglas que funcionen para los consumidores no sólo es bueno para ellos sino que también es bueno para la economía en general. Después de todo, las normas que aumentan la confianza del consumidor facilitarán más comercio.


Signos preocupantes
Sin embargo, en los textos que hemos podido ver, hay signos preocupantes de que las necesidades de liberalización del comercio podrían estar por encima de las demandas legítimas de protección de los consumidores.

A algunos países participantes les gustaría introducir normas que obliguen a los legisladores a cumplir con criterios estrictos y “pruebas de necesidad” al proponer nuevas leyes. También quieren tener la posibilidad de hacer comentarios sobre los proyectos de ley de otros países y permitir que cualquier persona interesada pueda hacer lo mismo.

Tales disposiciones limitarían la capacidad de los gobiernos de regular en el interés público, ya que podría ser considerado como una barrera para el comercio.


Urgente necesidad de una mayor transparencia
A fin de tener un debate significativo sobre estos temas, primero tenemos que hacer frente a la alarmante falta de información disponible sobre las negociaciones del TiSA. Sólo unos pocos documentos oficiales se han publicado hasta ahora por sólo dos negociadores de TiSA: la Unión Europea (UE) y Suiza[2]  . Algunas partes del acuerdo se han filtrado[3], pero estas filtraciones no son exhaustivas y son de varios meses atrás.

Esta falta de transparencia no es de interés de nadie ya que contribuye a la desconfianza generalizada del público. Nosotros no queremos ver el debate limitado solo a argumentos pro y contra. Queremos tener la oportunidad de ser constructivos.

CI y nuestra organización hermana europea BEUC instan a todos los países negociadores a proporcionar más información sobre el contenido y el progreso de las conversaciones. No estamos solos en esto: el Parlamento Europeo y muchos otros grupos de la sociedad civil han también hecho esta llamada. Australia, la Unión Europea y los Estados Unidos co-presidirán las conversaciones: se debe crear un sitio web común para proporcionar información al público.

23 abril, 2016

CI por el reconocimiento por la ONU del Día Mundial de los Derechos del Consumidor

Esta semana en la mesa redonda de la UNCTAD sobre 'Las Directrices ONU (UNGCP), Marco Internacional para la Protección de los Consumidores" estuve encantada de anunciar que Consumers International está llamando para que el Día Mundial de los Derechos del Consumidor sea formalmente reconocido por la ONU como un día internacional dentro de su  calendario, escribe la Directora General de CI, AMANDA LONG.

El Día Mundial de los Derechos del Consumidor (DMDC) es una gran celebración anual que une a los consumidores de todo el mundo. Ahora es el momento para que la ONU reconozca formalmente este día y, al hacerlo,  ayude a aumentar aún más la conciencia sobre los derechos del consumidor.

22 abril, 2016

Asamblea General de la ONU respalda derecho de los consumidores a autos seguros



Ante una nueva resolución de la ONU que respalda los derechos de los consumidores a vehículos seguros, la Directora General  de Consumers Internacional, AMANDA LONG, expone por qué es de vital importancia implementar medidas urgentes y hacer cumplir la resolución para ayudar a detener la pérdida de vidas en nuestras carreteras.

Los consumidores ahora tienen el peso de una resolución formal de la Asamblea General de las Naciones Unidas detrás de ellos en su demanda por vehículos más seguros. Esto es muy valioso, ya que proporciona un catalizador moral hacia los fabricantes de automóviles y los gobiernos para mejorar los niveles de seguridad de los vehículos en todo el mundo en 2020.

20 abril, 2016

Directrices sobre comercio electrónico de la OCDE, un paso adelante para los consumidores en la era digital

ROBIN SIMPSON, Asesor Principal de Políticas de Consumers International describe las directrices de la OCDE sobre comercio electrónico, recientemente revisadas, y sus implicaciones para los consumidores.

La OCDE publicó sus directrices revisadas sobre comercio electrónico a fines de marzo. Conforman un esquema útil para cualquier regulador que esté desarrollando un trabajo en esta área y un buen punto de partida para los grupos de consumidores que desean evaluar la protección ofrecida en línea en su país.

07 abril, 2016

Uncurepa y la lucha por representar a los consumidores

Las dificultades para estar presentes en órganos de interés para los consumidores, no ha sido fácil para las organizaciones de América Latina y el Caribe. En muchas ocasiones la representación de los consumidores ha sido lograda después de un arduo y largo trabajo.  

PEDRO ACOSTA, presidente de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (UNCUREPA) comenta a continuación la historia más reciente al respecto en su país.
___________________

31 marzo, 2016

Victoria para los niños y niñas de Brasil

ISABELLA HENRIQUES, abogada, Master en Derecho de Relaciones Sociales, Derechos Difusos y Colectivos, y Directora de Incidencia del Instituto Alana, coordina el Proyecto Criança e Consumo desde su nacimiento. 

En este artículo, Isabella celebra y reflexiona en torno a dos hechos: la decisión de la asociación de la industria refresquera de Brasil de terminar con la publicidad dirigida al público infantil, y una determinación histórica del Tribunal Superior de Justicia, sobre la promoción "Es hora de Shrek", de la empresa Pandurata Alimentos Ltda.  Hay expectativas fundamentadas y realistas.

28 marzo, 2016

DMDC 2016: Las organizaciones como factor decisivo para luchar contra los abusos



JUAN TRÍMBOLI, Director de CI para América Latina y el Caribe, escribe a continuación sobre el contenido de la movilización de las organizaciones de consumidores de la región que colectivamente participaron en la campaña global por el Día Mundial de los Derechos del Consumidor el pasado 15 de marzo.

La jornada, estuvo dedicada a llamar la atención sobre las consecuencias para la salud de la resistencia a los antibióticos. En este contexto, CI y sus miembros llamaron a las mayores compañías de comida rápida del mundo a acordar compromisos globales y a dejar de servir carne de animales tratada rutinariamente con antibióticos usados en medicina humana.

Carros seguros: Control Electrónico de Estabilidad es primordial


Las cifras hablan por sí mismas: cada año, más de un millón de personas muere en todo el mundo por accidentes automovilísticos ocurridos en las carreteras y calles. La seguridad de los automóviles es un tema importante y que merece toda la atención de quienes abogamos por mayores resguardos para los consumidores.

En este artículo, ANTONINO SERRA, de CI, escribe sobre la experiencia de haber participado en un reciente test de vehiculos con y sin Control Electrónico de Estabilidad (ESC), mecanismo que otorga gran seguridad a los vehículos y que en nuestra región es aún una tarea pendiente.

26 marzo, 2016

En la 34° Conferencia Regional de FAO



HUBERT LINDERS, de CI, participó en la 34ª Conferencia Regional de la FAO y escribe a continuación sobre los más de tres días de intensas reuniones en Ciudad de México con representantes de alto nivel de los países de América Latina y el Caribe, así como representantes de organizaciones internacionales y de la sociedad civil.

En la reunión,  se habló de una gran variedad de temas tales como los retos y las perspectivas de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe, la transformación del sector rural y el desarrollo de la agricultura familiar, el uso sostenible de los recursos naturales y la gestión de riesgos y la adaptación al cambio climático en nuestra región.